Historias que emocionan

Buscaba una letra descarada y con personalidad marcada que reflejara la lucha por acabar con la discriminación laboral que sufren diferentes colectivos. Quería hacer algo diferenciador no limitándome a preparar el material del curso Cómo atraer el talento empresarial a través de la diversidad (disponible en Leex Online haciendo click aquí).  Así que pensé que una buena manera de colaborar para eliminar la desigualdad era adquirir una tipografía de HomelessFonts.

Homelessfonts és un proyecto de la Fundació Arrels que lucha por sacar a los sintecho de la calles ofreciéndoles alternativas. A través de este proyecto, se crearon tipografías a partir de las letras de los carteles que las personas en la calle utilizan para pedir limosna.

La que yo adquirí es la de Miquel. Me atrajeron los rasgos apincelados de artista antes de saber que, efectivamente, Miquel lo fue. El desamor lo lanzó a la crudez de una calle de la que ha conseguido escapar. Miquel ya no está en la calle y ha vuelto con su arte, esta vez más desgarrador, crítico y provocador. La palabra que más grada a Miquel es LIBERTAD.  Os invito a descubrir la historia de Miquel y la de otras personas en situación similar a través de su letra en la web de Homelessfonts: www.homelessfonts.org.

La tipografía de Miquel me ha acompañado en 2018 en dos proyectos más. Primero, La utilicé para el diseño del logotipo y para los títulos de mi trabajo de fin de máster en Gamificación y Narrativa Transmedia (IEBS) en el que construí una aplicación gamificada colaborativa con el objetivo de empoderar a la mujer en entornos laborales. Más adelabte, una vez finalizado el máster, utilicé la tipografía de Miquel para el logotipo de mi marca de consultoría de gamificación, Latitud Fun.

Si colocamos los dos logos juntos…creo que fácilmente podéis adivinar qué parte está diseñada con la tipografía de Miquel porque la similitud entre ambos es más que patente.


¿Y por qué os cuento todo esto?

Nancy Duarte, experta en comunicación y autora de diversos libros (en concreto os recomiendo la Guía HBR Presentaciones Persuasivas) afirma que el público nunca olvidará las buenas historias. Es importante crear un impacto emocional bien a través del humor, o generando cierto disgusto o temor para conseguir que pasen a la acción.

El seminario de diversidad lo inicié explicando la historia de Miquel, del mismo modo que he empezado este post. Conseguí de esta manera tres objetivos:

  • Enganchar a mi público desde el principio con una historia emotiva poniendo nombre propio a un colectivo, los sintecho, que sufren discriminación.
  • Invitar a la acción a la vez que los hacía partícipes. Desde el momento en el que habían decidido seguir el seminario, mi público ya estaba colaborando ayudando a eliminar la desigualdad.
  • Ayudar de manera directa a una ONG, Fundació Arrels, que lucha para que estas historias dejen de ocurrir a través de iniciativas tan innovadoras como HomelessFonts.

El objetivo, por tanto, no es generar un ambiente de drama…sino de conseguir ese punto conmovedor y motivador que les haga removerse en sus sillas con ganas de hacer algo. Las historias que transmitiremos con más convicción son las vividas por uno mismo, las personales. A través del uso de la letra de Miquel su historia se convirtió en la mía, impactando emocionalmente a los participantes del seminario.

Cierto, este es un blog de datos. Pero los datos también necesitan de historias que los acompañen si quieres conseguir que tus presentaciones sean memorables. Así pues, el storytelling será uno de los temas que trataremos aquí para ir más allá de la frialdad del número. Por ahora, empieza a dedicar algo de tu tiempo a anotar historias personales que puedas utilizar en tus presentaciones. Intenta pensar en las emociones que van a transmitir cuando las expliques. Si no se te ocurre como empezar, puedes remitirte a la lista que Nancy Duarte sugiere para catalogarlas:

  • Momentos importantes que han acontecido en tu vida.
  • Historias relacionadas con tus familiares.
  • Anécdotas de figuras autoritarias: referentes, jefes, profesores, entrenadores, etc.
  • Piensa en aquellos iguales a ti, y no solo laboralmente: compañeros de trabajo, redes sociales, vecinos, compañeros de equipo…
  • ¿Tienes subordinados? Empleados, aprendices, voluntarios, alumnos, etc.
  • Si alguien te ha hecho daño…o alguien a quien hayas hecho daño. No te olvides de tus enemigos.
  • Lugares importantes para ti.
  • Qué es lo que más te gusta.
  • Recuerda aquello que te ha hecho daño…daño físico, sí: accidentes, mordeduras, objetos afilados, comida, alergias…

Y tú, ¿emocionas con tus datos?

Historias con datos XYZ
Ana Gonzalvo

Author

Write A Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies