Sí, estoy de acuerdo, la paleta estándar de colores que Excel utiliza para los gráficos es simplemente horrible. Teniendo en cuenta los años que lleva Excel en nuestras vidas, yo tiendo a pensar que el objetivo de ese horror visual es simplemente el de obligarnos a que nos esforcemos un poquito no solo en la correcta elección de los colores, pero también en el uso adecuado de los mismos. Seguro que todos hemos visto alguna vez, en reuniones de alto nivel de esas a las que van gente importante, gráficos con multitud de colores sin sentido entre ellos. Esto, provoca que el público dedique demasiado tiempo a entender el sentido de ese caos, olvidando de prestar atención al mensaje que le estamos transmitiendo.

El objetivo de este artículo es daros algunas ideas clave para darle sentido al color de vuestras representaciones visuales. La teoría del color es muy amplia, así que volveremos a tratarlo más adelante. Además, adquiere una especial importancia en el caso de visualizaciones con datos, puesto que es uno de nuestros mejores recursos para poner foco en aquellas partes de la historia que queremos resaltar.

En la mayoría de los gráficos de esta web suelo utilizar el verde mar como color principal, combinado a veces con el rojo coral. El resto, incluido el texto, suele ser una gama de grises escapando del negro puro. ¿Por qué utilizo el verde azulado cómo color principal? Pues probablemente para escapar del azul corporativo que utilizan la mayoría de las empresas para las que he trabajado. Dicho de otra manera, me aburría el azul. ¿Es una correcta elección del color? Sigue leyendo…

La elección del color puede elevar o destruir tu visualización.


el color en visualizaciones de datos: criterios

Utilizar el color predefinido de Excel, que todo el mundo reconoce, dará una imagen de ti desinteresada y hasta incluso, aburrida, de alguien que no le ha puesto el suficiente cariño a lo que hace. Así que, os aconsejo que os curréis un poco la paleta de colores que vais a elegir y no hacerlo de manera arbitraria pensando tan solo en si son o no son bonitos. En futuros artículos os explicaré como diseñar vuestra paleta de colores.

Normalmente solemos preguntarnos ‘cómo vamos a utilizar el color’ cuando preparamos nuestros gráficos y nuestras presentaciones. Sin embargo, para evitar el uso incorrecto del color ayuda mucho hacernos la siguiente pregunta: ¿Para qué vamos a utilizar el color? ¿De qué manera nos va a ayudar a explicar nuestra historia? Si no encontramos una respuesta que nos convenza, entonces mejor buscar alternativas.

Debemos ser capaces de facilitar la comprensión de nuestra visualización en el menor tiempo posible para que nuestro público enfoque su atención en nuestro discurso. Según Nancy Duarte, en su libro Presentaciones Persuasivas (guías HBR, altamente recomendado), debemos crear diapositivas que los usuarios sean capaces de «captar» en tan solo TRES SEGUNDOS. Así que, para conseguirlo con la ayuda del color, os dejo con estos consejos:

1.- Utilizar el color con moderación

Si hay demasiada variedad, no va a resaltar nada. El color debe de ser utilizado para dirigir la atención del usuario hacia aquello que nos interesa. Los lectores esperan que un cambio de color signifique algo, y por tanto, el uso indiscriminado de muchos colores provoca que tengan que dedicar demasiado esfuerzo a entender lo que ocurre. La carga cognitiva a la que los sometemos es muy elevada. ¿Nos ayuda a explicar nuestra historia? No. ¡Pues no lo utilicemos!

2.- UTILIZAR EL COLOR DE MANERA INTENCIONAL Y COHERENTE

Una vez escogido el color en base a su intencionalidad, su uso debe ser coherente a lo largo de toda nuestra presentación. Es decir, el esquema debe repetirse para que la audiencia interprete mejor el mensaje a lo largo de toda la comunicación. Les estamos ahorrando carga cognitiva, puesto que ya se han aprendido el esquema. Un ejemplo claro es el de las categorías de un gráfico, una vez asignado un color a cada categoría, debemos mantenerlo.

3.- USAR EL COLOR PARA RESALTAR

Una manera práctica que nos asegura no equivocarnos, y que la mayoría de los expertos recomiendan (Stephanie Evergreen y Cole Nussbaumer Knaflic entre otros) es el uso de grises para des-enfatizar los datos poco importantes y usar el color para resaltar aquello que me ayuda a comunicar mi historia. De esta manera, le estamos indicando a nuestro público que lo que tiene color es donde ha de poner el foco, porque es sobre eso sobre lo que vamos a hablar.

4.- EVITAR EL SEMÁFORO y otros tópicos

Sí, lo reconozco, yo también he utilizado el clásico semáforo. Rojo para las series que han ido a peor, verde para lo que ha mejorado, y el naranja para lo que se mantiene. ¿Es necesario poner color a todo? Pues no, resultará mucho más efectivo si solo ponemos énfasis en lo que va mejor, o en lo que va peor. Dependerá de nuestra historia.

Entonces, ¿utilizar el rojo para llamar la atención sobre lo que va mal y el verde para lo que va bien es correcto? Sí, lo es. Pero poco atractivo. Como os he comentado antes utilizo un verde azulado para realzar los valores positivos. Para lo negativo, prefiero un rojo anaranjado (rojo coral) o directamente un naranja. Lo importante es ser consistentes a lo largo de nuestra presentación.

5.- ¿PENSAMOS EN LOS QUE TIENEN PROBLEMAS DE VISIÓN?

La mayoría de los diseñadores gráficos se olvidan de que un 8% de los hombres y un 0.5% de las mujeres sufren daltonismo. Pero es que, además, hay distintos tipos de daltonismo, por lo que diseñar pensando en todos es complicado. Por tanto, ¿es mi elección de color verde mar con rojo anaranjado correcta? Hay herramientas que nos permiten visualizar nuestros gráficos con los ojos de las personas con este tipo de alteraciones y así comprobar si el contraste es suficiente para ellos. Simplemente subes la imagen y te la muestra. El simulador Colblindor es muy fácil de utilizar. Y lo mejor, que mi combinación de colores no es mala, así que puedo seguir utilizándola ajustando los grises de base.

Pero, si pese a que vuestra combinación de colores no es ideal, es la que queréis usar, os recomiendo que os apoyéis con otros recursos visuales: insertar un + o un , o el uso de flechas ascendentes o descendentes.

6.- el uso de colores corporativos

Las grandes empresas invierten muchísimo en el diseño de su imagen corporativa, que incluye una paleta de colores. ¿Debemos utilizarla? Bueno…a mi no me quedaba más remedio…vamos, que era un requerimiento corporativo. Pero a veces el color de la marca no es el más adecuado. Por ejemplo, pensad en alguna marca que tenga el rojo como color…ya, hay muchísimas…Imaginad ahora todos los gráficos con el rojo como énfasis…Puede resultar agotador ya que es un color con mucha fuerza. Una alternativa puede ser el uso de grises, o de granates, o un color totalmente distinto que cree un contraste atractivo con el logo y otros recursos utilizados en la presentación.

7.- la psicología del color y connotaciones culturales

Es importante tener en cuenta la elección del color dependiendo del lugar donde vayamos a presentar. El color evoca emociones. Todos hemos escuchado sobre el Blue Monday, el día más triste del año. Pero es que, además, puede tener una connotación cultural que debe tenerse en cuenta según la cultura, adquiriendo un significado diferente. En estos casos la verdad es que casi se agradece que te insten a utilizar los colores corporativos, ya que te ahorras este análisis. Hablar sobre las emociones que transmiten los colores y cómo se perciben en las distintas culturas da para más de un artículo entero…así que, estad atentos a este blog, porque en breve vuelvo con este tema.

eJEMPLO PRÁCTICO: GRÁFICO CON EXCEL

Con la actual crisis del Covid-19, muchos, desde nuestro confinamiento, nos planteamos si otra forma de vivir es posible, desde el respeto al medio ambiente y con miras a una mayor igualdad social. Más que analizar los datos sobre la evolución de la enfermedad, me apetece más inspirarme en aquellos datos que me inspiren a ser más responsable desde el presente.

Unos de los datos que se han visto claramente mejorados han sido los relacionados con el aire que respiramos. En concreto, tomo como ejemplo el siguiente gráfico en el que se ilustra el porcentaje de población por país expuesto a una mala calidad del aire. Toma como referencia la concentración de partículas PM2.5 (inferiores a 2,5 micras), que son las causantes de muchas enfermedades respiratorias y cardiovasculares. Os adjunto varios links al pie del artículo por si queréis más información.

Analizamos la visualización original de la publicación:

  • ¿Qué mensaje quieren transmitir a través del gráfico? ¿Cuál es la historia?
  • El color, ¿ayuda a explicar la historia?
Informe OECD: How's life? 2020. Measuring well-being.
DOI:https://doi.org/10.1787/9870c393-en

La característica de este gráfico no es el exceso de color, sino más que el uso del color no ayuda a explicar el mensaje principal: más del 20% de la población está expuesta a niveles muy altos de polución.

Nuestros ojos se dirigen primero a los círculos de color verde, intentando entender qué significado distinto tiene, ya que nuestra lógica nos dice que está resaltando algo. Sin embargo, se está utilizando para categorizar, para diferenciarlo de los círculos sin color. Nuestra vista va arriba y abajo varias veces hasta que conseguimos interpretar el gráfico. Logramos entender que por niveles muy altos se entiende una concentración de PM2.5 mayor de 20mg/m3, y que los países son Corea, Chile, México y Polonia.

¿Os ha pasado lo mismo? Si lo presentáis en una conferencia, estáis sometiendo al público a una carga cognitiva muy elevada, y, mientras lo analizan, no están prestando atención a vuestro mensaje. ¿Habría ayudado un uso del color distinto? Probablemente sí. Seguro que a vosotros se os ocurre alguna otra manera de representarlo.

  • Para comunicar el mensaje he creído adecuado aligerar el gráfico de información. He eliminado el porcentaje % de población expuesta a PM2.5>15mg/m3. Además, he ordenado los países según el porcentaje de población expuesto a PM2.5>10mg/m3, ya que este debería ser el límite máximo según la Organización Mundial de la Salud (OMS).
  • El uso del color es mínimo. Tonos grises para las barras de 10mg/m3, y rojos para los lollipops que indican niveles mayores de 20mg/m3. El gris oscuro lo utilizo para enfatizar los países en los que más de un 20% de la población está expuesta a estos niveles.
  • He aprovechado el encabezado para explicar mejor la historia, dando datos relevantes adicionales (63% de la población), de manera que el gráfico se entienda mejor. He apoyado la historia enfatizando en el gráfico la media de los países de la OECD con negrita y enmarcando la barra.
El uso del color para enfatizar los datos y explicar mejor la historia.

¿Hacia donde dirigimos nuestra vista ahora?

Al mirar le gráfico por primera vez, nuestros ojos van a dirigirse a las barras gris oscuro que hemos enfatizado, y eso, nos da una pista de que ahí hay algo importante a lo que debemos prestar atención. Inmediatamente, seguramente seguiremos nuestra lógica visual de leer de izquierda a derecha, y de arriba hacia abajo, para ir al encabezado y leer la información que nos complementa la comprensión del gráfico.

Mi objetivo ha sido ahorrar el tiempo de comprensión de la información a través de recursos visuales tan sencillos como el color. ¿Lo he conseguido?

Para saber un poquito más, de la mano de una de las expertas en esta materia, os recomiendo el siguiente vídeo, en inglés de Cole Nussbaumer Knaflic, sobre el uso del color.


Si os apetece bajar los datos y el gráfico, y jugar con ellos, comentarlo, y colgar vuestra propuesta, lo podéis hacer a través de la Comunidad XYZ que he creado en Slack. ¡Os espero!

Diseñamos historias con datos.
¿Te ayudamos a contar la tuya? ¡Charlemos!

Ana Gonzalvo
hola@historiascondatos.xyz

REFERENCIAS

Author

Write A Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies